Oña traslada el apoyo incondicional de Fuengirola a las mujeres policías en un acto institucional organizado por el Ayuntamiento

El Salón Real del Consistorio ha acogido hoy la celebración de un acto de apoyo a las agentes de la Policía Nacional que trabajan en la frontera de España con Marruecos, en la ciudad de Melilla, tras los ataques e insultos que han sufrido en las últimas semanas por activistas marroquíes. La alcaldesa Esperanza Oña ha leido un manifiesto institucional en el que ha reclamado respeto hacía la profesonalidad de estas mujeres.

El acto ha contado con la participación de mujeres policías, representantes de los sindicatos policiales, asociaciones de mujeres y colectivos vecinales, así como de una importante representación de la Policía Local de Fuengirola.

Desde el Ayuntamiento también se invitó a la Subdelegación del Gobierno en Málaga, que no sólo no ha contestado, sino que ha "prohibido" la participación de los representantes de los distintos Cuerpos de Seguridad del Estado en esta iniciativa.

El Salón Real del Ayuntamiento de Fuengirola, completamente abarrotado, ha acogido hoy la celebración del acto institucional de apoyo a las mujeres policías, que trabajan en la frontera de España con Marruecos, y que han sido insultadas y atacadas por activistas marroquíes en las últimas semanas, "por el simple hecho de ser mujer". La alcaldesa, Esperanza Oña, ha leido un manifiesto institucional en el que ha defendido la igualdad entre todas las personas y ha reclamado respeto hacía la profesonalidad de estas mujeres. Además, Malika Mimoun, en nombre de las agentes que trabajan en Melilla, ha agradecido públicamente la muestra de apoyo de Fuengirola a su trabajo, al mismo tiempo que ha relatado la situación que llevan soportando desde "hace ya más de dos meses" en esta ciudad española.

La iniciativa, impulsada desde el equipo de gobierno de Esperanza Oña, ha contado con la participación de mujeres policías, representantes de los sindicatos policiales, agentes de paisano de la Policia Nacional y Guardia Civil, asociaciones de mujeres y colectivos vecinales, así como de una importante representación de la Policía Local de Fuengirola. Durante el acto se ha guardado un minuto de silencio en memoria de los españoles fallecidos en Afganistán.

Durante su intervención, Esperanza Oña, ha criticado la pasividad del Gobierno de España ante los hechos tan graves ocurridos en Melilla y ha asegurado que Fuengirola no puede permanecer al margen y en silencio ante los insultos diarios que están sufriendo las policías nacionales que prestan servicio en estos puestos fronterizos.

"El silencio oficial mantenido en todo momento llama poderosamente la atención. El Gobierno de España no ha respondido con ninguna manifestación de apoyo ante la vulneración de los derechos que nuestra Constitución consagra. No se ha producido ninguna declaración a favor de las mujeres policías gravemente atacadas", ha manifestado Oña, quien a su vez ha apuntado que "ni siquiera hemos oído la mínima respuesta, cuando en carteles totalmente visibles, se han reproducido imágenes de las mujeres policías con las manos manchadas de sangre o siendo arrojadas a un vertedero".

Este insulto a las mujeres ha sido también criticado por la alcaldesa popular. "Desde Fuengirola queremos que todos sepan de nuestra discrepancia con los hechos sucedidos en Melilla. Que todos sepan que estos hechos son contrarios a la Igualdad entre hombres y mujeres. Son contrarios a la Libertad". A su vez ha aclarado que este no es un acto contra nadie. "Simplemente celebramos un acto a favor de la importancia personal".

Por su parte, y durante su intervención, Malika Mimoun ha asegurado que "han sido varios los casos de insultos, intentos de agresión y agresión consumada que hemos padecido, que culminaron cuando unos activistas al servicio del país vecino vulneraron la legalidad, irrumpieron en la zona internacional y colocaron carteles con los que pretendían humillarnos a las mujeres del Cuerpo Nacional de Policía".

A este respecto, Mimoun ha relatado que durante varios días han soportado insultos y amenazas, pero que siempre han cumplido con sus obligaciones. "Estamos satisfechas de no haber cedido ante quienes creyeron que la mujer, por ser mujer, no tendría capacidad de aguantar la presión diaria y permanente de un grupo de energúmenos insultando y amenazando a escasos metros en una zona a la que no podíamos acceder". "Es evidente que se equivocaron ellos, y quienes piensan todavía que no somos iguales, que no tenemos la misma capacidad para desarrollar cualquier tarea, por complicada o esforzada que sea", ha apostillado.

Antes de concluir, Oña ha criticado la actitud de la Delegación de Gobierno, a la cual también se ha invitado, y que ha "prohibido" la participación en este acto a los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. "Ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil se merecen el aviso recibido de sus superiores respecto a su presencia en este acto. La prohibición constituye en sí misma una falta de gallardía", ha aseverado.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies