Aprobada definitivamente la nueva ordenanza reguladora de la venta ambulante en el término municipal de Fuengirola

La nueva normativa se adapta a la Ley andaluza del comercio ambulante y ha sido consensuada con las asociaciones de comerciantes de carácter regional

El Pleno del Ayuntamiento de Fuengirola ha aprobado hoy definitivamente y por unanimidad la nueva ordenanza reguladora de la venta ambulante del municipio, resultante de la adaptación de la actual ordenanza a la Ley andaluza del Comercio Ambulante de Andalucía, modificada por la Ley 3/2010 de 21 de mayo y en la que se incluyen las modificaciones propuestas por el Consejo Andaluz de Comercio.

La edil de Hacienda, Régimen Interior y Mercadillos, Justina Martín, ha recordado que en el Pleno Corporativo de 29 de noviembre de 2010 se procedió a la aprobación provisional de dicha ordenanza y se evacuó el preceptivo informe del Consejo Andaluz de Comercio. Este organismo realizó una serie de observaciones a la misma que han sido incluidas en la ordenanza que hoy ha sido aprobada.

La nueva ordenanza regula toda la venta ambulante y afecta sobre todo a los mercadillos. En este sentido, entre las novedades, destaca que podrán participar en el proceso de adjudicación de puesto tanto personas físicas como jurídicas; que las concesiones se establecen por cuatro años de duración, teniendo el concesionario que justificar las inversiones realizadas en el puesto para poder optar a la prórroga del servicio, además de solicitar dicha opción con una antelación de tres meses antes del final de la concesión.

Además, para los procesos de adjudicación, se establecen criterios de valoración con un límite de puntos, como son la experiencia en puestos similares, la formación, la pertenencia a colectivos sociales en circunstancias especiales o con dificultades de acceso al mercado laboral, figurar en el Registro General de Comercio Ambulante o no haber sido sancionados por infracción de las normas reguladoras de comercio ambulante.

Serán motivos de la retirada de la concesión o extinción de la misma cuando se cumpla el plazo de la autorización; muerte o incapacidad del titular o disolución de la empresa en su caso; renuncia expresa o tácita a la autorización; dejar de reunir los requisitos exigidos para la autorización o no cumplir con las obligaciones fiscales y de la seguridad social o el impago de las tasas correspondientes.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies