El Ayuntamiento mantiene los impuestos congelados desde 2008 y más de 10 acumulan de 4 a 20 años sin subir

La alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, ha ofrecido una rueda de prensa para dar cuenta de la política financiera efectuada por el equipo de gobierno del Partido Popular en la ciudad desde 2008, año en que se comenzó a atisbar la crisis económica. Oña ha recordado que el equipo de gobierno ha "defendido siempre que en época de crisis no hay que subir los impuestos. Así lo hemos puesto

de manifiesto en las iniciativas del PP en España y Andalucía, y en Fuengirola lo hemos llevado a la práctica". Oña ha recordado que el Ayuntamiento puso en marcha el Plan de Austeridad municipal en septiembre de 2008, "adelantándonos a la situación de crisis y como medida de solidaridad con las familias que se apretaban el cinturón". Un planeamiento ambicioso que ha permitido un ahorro aproximado de 9,5 millones de euros para las arcas municipales desde su puesta en funcionamiento e incluyendo la previsión de ahorro para el presente año 2011. "Está demostrado que, cuando los impuestos no suben, el ciudadano responde mejor, especialmente en época de crisis. Por ello, en contraprestación con la política del PSOE que ha sido subir los impuestos continuamente a todas las clases sociales y colectivos, nosotros entendemos que hay que intentar por todos los medios congelar los impuestos", ha indicado Oña. La mandataria ha señalado que "el Plan de Austeridad nos ha permitido mantener nuestra política impositiva, cumplir nuestro compromiso de congelar los impuestos, no subirlos, incluso aquellos que tocaba subir en dicho año y que no lo hicimos. Por tanto, nos encontramos con una gran cantidad de impuestos congelados desde 2008 y otros congelados desde muchos años antes". Oña ha explicado que, desde el ejercicio 2008, se mantienen 30 impuestos y tributos congelados, además de más de una decena de conceptos que quedaron sin tocar desde mucho tiempo antes. En este punto, la primera edil ha recordado que congelación de impuestos es igual a actualización del IPC. Sin embargo, desde 2008, en que se publicó la última actualización, "ni siquiera se ha aplicado el IPC, lo que sería similar a bajar los impuestos". Con respecto a los conceptos que no se han tocado desde antes de 2008, Oña ha puesto como ejemplo el IVTM o IAE, cuya última modificación se hizo en 2007, el ICIO, que lo hizo en 2003, el de Alcantarillado o Inspección sanitaria de Piscinas, que no lo hacen desde 1995 o el de Contribuciones especiales por Obras, Instalaciones y Servicios, que no se modifica desde 1989. "Otro impuesto que lleva 6 años sin tocarse, desde 2005, es el precio del agua, que ahora ha subido por parte de la Junta de Andalucía, que ha introducido un impuesto en el recibo municipal". Mención especial ha sido el caso del IBI, cuyo tipo impositivo bajó el Ayuntamiento en 2008 del 0,54 al 0,50% y que se mantiene desde entonces. "Si el recibo ha subido en este tiempo, se debe a la subida del valor catastral efectuada por el Gobierno, que se va aplicando en un porcentaje cada año", ha aclarado Oña. Por tanto, "estamos manteniendo un compromiso con los ciudadanos, con la austeridad y sin tocar los impuestos. Este Ayuntamiento está haciendo enormes esfuerzos para no aumentar los impuestos y, sin embargo, estamos dando los mismos o más servicios a nuestros ciudadanos", ha resaltado la regidora. Oña ha agradecido también la colaboración de los ciudadanos, la gran mayoría de los cuales pagan sus impuestos en el periodo voluntario.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies