Fuengirola exigirá la instalación de separadores en las terrazas para evitar que sobrepasen la superficie permitida

de la modificación de la ordenanza municipal de OVP a través de la cual se exigirá la instalación en separadores fijos de las terrazas para evitar que sobrepasen la superficie permitida. La medida será aplicable en aquellas plazas o calles peatonales o con limitación al tráfico rodado donde haya gran confluencia de establecimientos de restauración con terrazas. Se establecerán elementos separativos con una imagen homogénea para toda la ciudad. El modelo será elegido mediante concurso público y la adquisición correrá a cargo de los titulares de los negocios.

"Debido a ese crecimiento vertiginoso de la instalación de terrazas que se ha dado en algunas zonas de nuestra ciudad, hemos visto oportuno introducir este artículo a través del cual se requerirá la instalación de unos elementos separadores para que quede claro dónde empieza y dónde termina cada terraza y se respete, del mismo modo, la movilidad de los viandantes. Por ello, el Ayuntamiento, una vez se publique en el Boletín Oficial de la Provincia, sacará a concurso público un modelo homogéneo de jardineras que deberán colocar de forma posterior dichos negocios", ha explicado.

Además, el Ayuntamiento permitirá instalar bancos y mesas plegables adheridas a las fachadas a aquellos establecimientos que no dispongan de espacio suficiente para montar terraza, siempre y cuando cuenten con el informe favorable de ocupación de vía pública y obtengan la preceptiva licencia urbanística de instalación. En este caso, no podrán ser instalaciones fijas para que no suponga un obstáculo en la vía pública.

"Al igual que existe en muchas ciudades de Europa lo que pretendemos es facilitar a esos bares o restaurantes, que se vieron perjudicados con la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, que sus clientes puedan consumir fuera del establecimiento", ha explicado Souviron.

Los bancos deberán ser realizados en madera noble y tratada contra la erosión. Del mismo modo, deberán contar con un mecanismo de cierre para que una vez que el establecimiento esté cerrado al público el banco se pueda plegar y quede adosado a la fachada para que no suponga un obstáculo en la calle. Así, el ancho máximo que se autorizará con respecto a la pared del establecimiento para la instalación de dicho banco será 40 centímetros. Asimismo, para estos casos, se contempla una franja para el paso de peatones de 1,50 metros.

Antes de concluir, el edil ha asegurado que "la ordenanza municipal de Ocupación de Vía Pública es una norma muy dinámica, ya que se va a adaptando paulatinamente a la realidad de la calle y que además ha servido de ejemplo para otros ayuntamientos de España".


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies