Fuengirola elabora unos presupuestos para 2013 austeros, realistas, solidarios y acordes a las circunstancias actuales

a conocer las líneas principales en las que se basarán los presupuestos municipales para el ejercicio 2013, en los que se trabaja actualmente y que se llevarán a sesión plenaria en el mes de diciembre para su aprobación. En la elaboración de estas cuentas se incorpora el Plan de Ajuste aprobado en el pleno de marzo. Así, serán unos presupuestos austeros, realistas, solidarios y acordes a las circunstancias actuales.

"En este momento, nos encontramos en un periodo complicado para la elaboración de los presupuestos del año que viene, ya que todos sabemos que estamos sufriendo una crisis, y el ayuntamiento no es una excepción a esos problemas económicos que a todos nos afectan. Pero sin embargo, vamos a elaborar unas cuentas en la que las aportaciones económicas sean sólo para lo imprescindible y podamos ir reduciendo los gastos de nuestro consistorio", ha manifestado la primera edil.

Con respecto a los pilares fundamentales de las nuevas cuentas para 2013, Oña ha resaltado que "en ningún caso se contempla la subida de impuestos, recortes sociales ni educativos, recortes salariales a los empleados ni despidos". Del mismo modo, se mantendrá la misma línea en las políticas sociales, sin reducción en Servicios Sociales, Educación, Empleo e Igualdad.

En referencia al capítulo de ingresos, ha señalado que los impuestos se mantendrán congelados el próximo ejercicio, algunos de ellos llevan sin tocarse desde hace trece años, y ha puesto de ejemplo el precio del IBI, indicando que el tipo impositivo no ha variado desde 2008 en el 0,5, uno de los más bajos de los municipios del entorno, mientras que la subida que pueden notar los ciudadanos se debe al valor catastral de la vivienda, que no depende del ayuntamiento.

Con respecto a las tasas y precios públicos, la regidora ha informado de que se ajustarán al IPC, "lo que no supone una subida, sino actualización". Además, ha explicado que el Gobierno exige que las tasas cubran el precio del servicio. Por ello, se ha aprobado recientemente una nueva tasa para la recogida de basura. "Hasta ahora no se cobraba en Fuengirola por este servicio", señaló. Sin embargo, el coste de la recogida, transporte y tratamiento de residuos sólidos urbanos cuesta a la ciudad en torno a 5 millones de euros, siendo 1.250.000 euros correspondientes a la recogida de basura y que estaban subvencionados. "Por tanto, hemos tenido que repercutir esa cantidad en esa tasa nueva que se ha creado aunando en ella el contenido total del servicio, que es lo que dice la Ley. A lo que necesariamente tenemos que unir la imposibilidad de aplicar el 30 por ciento de subvención a empadronados debido a la querella penal que presentó el PSOE de Fuengirola, y aunque no la ganaron, todavía hay un recurso pendiente que no permite aplicar la subvención a los fuengiroleños, culpa del Partido Socialista".

Además, en este apartado ha señalado que la participación de los Tributos del Estado experimentará un aumento, a lo que hay que sumar la posibilidad que ha dado el Gobierno Central de devolver las liquidaciones negativas, fruto de los cálculos erróneos del anterior ejecutivo del PSOE en este caso, en 10 años, en lugar de 5 como aprobó Zapatero.

Otras medidas a contemplar en los presupuestos son la revisión de los contratos de inversión, a fin de bajar los precios de forma considerable, como ya se ha hecho con varios de ellos sin que suponga merma alguna en la calidad de los servicios, así como la elaboración de acuerdos marcos para lograr precios competitivos. Del mismo modo, se buscará la contención del gasto corriente, con revisión y análisis de todas y cada una de las inversiones, reduciendo e incluso eliminando algunas de ellas, tras la negociación con los distintos proveedores.

En el capítulo de gastos de Personal, se mantendrá la misma línea que hasta la fecha: no habrá despidos, se mantendrá la plantilla actual y se garantiza el pago de las nóminas. En cuanto a las transferencias corrientes, Oña ha señalado que se llevará a cabo una política de reducción de aportaciones a las sociedades municipales. Además, atendiendo al plan de ajuste, se revisarán todas las subvenciones y transferencias.

Por último, la alcaldesa Esperanza Oña ha detallado que no se abordarán nuevas inversiones, salvo en aquellos casos en los que se cuente con financiación externa, para las que se dará prioridad a los proyectos más interesantes para la ciudad. Y por supuesto, no se recurrirá al endeudamiento para el próximo año y se tenderá a amortizar los préstamos ya concedidos.

"Por tanto, serán unos presupuestos que nos van a dar tranquilidad porque las cuentas van a ser muy sinceras, muy rigurosas, muy reales y, sobre todo, muy viables. De nada sirve hacer unos presupuestos que no permitan el mantenimiento de los servicios, y nosotros queremos que todas las medidas que adoptemos no repercutan para nada en la calidad de vida de los fuengiroleños", ha concluido la alcaldesa.


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies