Policía Local retiró 168 vehículos abandonados de la vía pública e inició 474 expedientes a lo largo del pasado año

Ayuntamiento de Fuengirola, Rodrigo Romero, ha ofrecido una rueda de prensa para informar de los vehículos abandonados que fueron retirados de la vía pública durante el pasado año 2012. El edil ha explicado que en este tiempo se han iniciado 474 expedientes de vehículos abandonados en la calle, de los cuales 168 fueron retirados para su desguace de los que 68 han sido vehículos de cuatro ruedas, 21 motocicletas, 57 ciclomotores, 5 bicicletas y 1 auto caravana. Esta cifra da buena muestra del intenso trabajo realizado en este sentido por la Policía Local.

"Los propietarios de los vehículos se deberían encargar de los trámites, de ir a tráfico, dar de baja el coche, etc., pero hay ocasiones en las que no lo hacen aunque cada vez menos porque existe una mayor concienciación. Por eso desde hace unos años Policía Local se está encargando de la retirada de vehículos abandonados de la vía pública, porque estos vehículos ofrecen una imagen de suciedad y dejadez que no es la que queremos para una ciudad como Fuengirola y terminan convirtiéndose en residuos sólidos urbanos. Además, es muy importante, sobre todo de cara a los residentes, liberar las plazas de aparcamiento que están ocupando", indicó Romero.

El edil explicó también el arduo y costoso proceso que requiere la retirada de un coche abandonado de la vía pública y recordó que "en 2008 incluimos en las ordenanzas municipales una tasa a aplicar en estos casos, con el objetivo de que este servicio no tuviese coste alguno para las arcas municipales".

El proceso se inicia con la denuncia de un agente de Policía Local, de un ciudadano o del mismo propietario del vehículo mediante un documento de renuncia. Una vez que se tiene constancia del vehículo abandonado, Policía Local pasa a inspeccionarlo, toma los datos del vehículo y le coloca una pegatina donde se le considera vehículo abandonado. Posteriormente los datos se pasan por informática para ver si tiene algo pendiente y se insertan en la base de datos de vehículos abandonados, donde se le da un número de expediente.

En este punto del proceso se le manda al titular del vehículo un requerimiento mediante acuse de recibo en el que se le da un plazo de 15 días para subsanar las deficiencias del mismo o de lo contrario se le dará tratamiento como residuo sólido urbano. Una vez finalizado este plazo se publica en el Boletín Oficial de la Provincia y 15 después se procede a la retirada del vehículo.

A través de la grúa municipal se remiten los coches a desguace y se cumplimenta un acta de retirada. En este punto se debe esperar la llegada de un certificado de destrucción del vehículo por parte del centro autorizado de tratamiento y se solicita la baja del vehículo a Jefatura Provincial de Tráfico. El proceso, que tiene una duración media de entre 4 y 5 meses, concluye cuando se recibe la confirmación de la baja del vehículo por parte de la Jefatura Provincial de Tráfico y se da por cerrado el expediente.

"Gracias a este servicio se retiran las mayoría de los vehículos que vemos abandonados en la vía pública y se cobra al propietario la tasa correspondiente al expediente abierto, aunque hay que puntualizar también que en algunos casos no podemos retirarlos al ser inmovilizaciones judiciales y deben permanecen en el sitio que determine el juez el tiempo que consideren necesario", ha apostillado el edil.


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies