El Ayuntamiento informa de que aguas subterráneas que discurren por la calle Rodrigo de Triana han provocado hundimientos en la calzada

Ayuntamiento de Fuengirola, Ana Mula, ha ofrecido una rueda de prensa para informar de que la aparición de hundimientos en la calzada de la calle Rodrigo de Triana tras su remodelación puede ser debido a una corriente de agua subterránea. El consistorio ha encargado, tras unas primeras conclusiones, un estudio profesional hidrogeológico para verificar su existencia en esa zona y saber qué medidas se deben adoptar para darle solución.

Cabe recordar que la calle fue sometida durante los meses de verano a una renovación integral tanto en superficie como de las infraestructuras soterradas, desconociéndose la existencia de dicho manantial de agua en el subsuelo, denominado venero. Según las primeras investigaciones, las obras necesarias para instalar las nuevas canalizaciones han podido modificar el recorrido de las aguas, generando el movimiento del terreno, ya que no ha sido hasta que se han registrado las primeras lluvias cuando se ha detectado la aparición de dichos hundimientos en diferentes puntos de la calle.

Mula ha explicado que "al inicio del pasado mes de noviembre se detectaron en la parte baja de la calle que se estaban produciendo unos asentamientos del terreno y grandes baches y hundimientos. Ante esa situación, se llamó a la empresa que había ejecutado las obras para verificar si se trataba de algún problema en cuanto a la ejecución y la calidad de los trabajos. Se hicieron una serie de catas a lo largo de esa parte de la vía y nuevas pruebas de compactación del terreno, que dieron correctas; lo que nos llevó a pensar que podría existir otro problema en el subsuelo de esa zona".

En este sentido, desde el área de Obras e Infraestructuras se inició una investigación para conocer cuál podría ser el origen del problema. Además, se consultó la documentación que obra en la Diputación Provincial de Málaga y diferentes libros específicos en la materia, "llegando a la conclusión de que existe en este punto un venero de agua. Ahora, una vez detectada la existencia de ese acuífero, lo que se impone es hacer un estudio profesional que nos diga cuál era el recorrido del mismo y cuáles son las medias necesarias que debemos adoptar para corregir de forma definitiva ese problema", ha comentado la edil.

De este modo, según ha apuntado la concejala Ana Mula, "llegados a ese punto, se inicia la labor administrativa para contratar a un profesional en la materia que realizase un estudio hidrogeológico. Los trabajos comenzaron hace dos semanas y se han instalado unos mecanismos en el tramo afectado, que nos facilitarán los datos necesarios para tomar una decisión final sobre este caso".

En estos momentos, el Ayuntamiento cuenta con un avance provisional en el que se recomienda lo que se debe hacer, aunque también se apunta a que se debería esperar a que llueva para verificar que la solución, que en este momento se propone, es la definitiva.

Para finalizar, Mula ha asegurado que lo que ya está confirmado es la presencia de aguas subterráneas de entre 4 y 5 metros de profundidad y que la procedencia de las mismas, a falta de nuevos datos, se puede deber a flujos de agua epidérmica o proveniente del acuífero costero.

"Lo que está claro es que hay agua en el subsuelo y que se comportará de forma diferente si hay lluvia, por lo que vamos a esperar, al menos una semana, a ver si llueve y así podremos determinar que la solución que nos proponen es la definitiva. En ese momento, se iniciarán los trabajos para dar respuesta a esta situación", ha concluido.


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies