El PP espera que la Diputación concrete el plan de austeridad que lleva seis meses aprobado

Francisco Salado lamenta el desconocimiento de los resultados de unas medidas de ahorro que “no han sido consensuadas”

El PP en la Diputación Provincial de Málaga espera que en el próximo pleno del día 6 de julio, el equipo de gobierno de la institución dé detalles sobre un plan de austeridad que tuvo un primer anuncio el 23 de diciembre de 2009 pero que todavía no se ha concretado salvo en la reducción de los sueldos de los diputados y de material de reprografía.

El portavoz de los populares, Francisco Salado, considera que este anuncio fue “de cara a la galería” y ha recordado que el 17 de marzo el presidente del ente supramunicipal, Salvador Pendón, emitió un nuevo decreto de corrección que aplazaba las medidas anunciadas en diciembre al 1 de abril, “pero seguimos sin saber a día de hoy qué cantidad de dinero se ahorra la Diputación o que otras medidas se contemplan en un plan de ajuste que no ha sido consensuado”.

Por este motivo, en el pleno de junio el Grupo Popular en la Diputación presentó una pregunta sobre la financiación de los presupuestos de 2011 y en la que, entre otros aspectos, se solicitó conocer qué resultados están teniendo las medidas de austeridad que decretó Pendón al principio de este mandato, qué ahorro ha supuesto en gastos corrientes o si se ha realizado ya un estudio de valoración del mismo, y en el caso de que sí, que se entregue a la oposición.

Salado ve paradójico que el PSOE en el Ayuntamiento de Málaga considere “insuficiente e ineficaz” el plan de ajuste del Consistorio y no exija a la Diputación que concrete más “unas supuestas medidas de ahorro que llevan seis meses en el limbo”. “No podemos valorar un plan que prácticamente no conocemos”, ha añadido.

Hasta la fecha, el equipo de gobierno de la institución supramunicipal ha emitido hasta cinco decretos relativos al plan de ajuste, cuatro de ellos en diciembre y el último, de corrección, en marzo, y que proponen medidas tales como la reducción de los sueldos de los diputados, la congelación de la retribuciones del personal de confianza de las asignaciones a los grupos políticos o la reducción del gasto protocolario y promocional.

En esta línea, también se incluyen medidas de ahorro en la gestión, entre las que se contempla el control en el consumo energético, la reducción del gasto en telefonía y mensajería o la disminución del gasto en combustible.

“No sabemos qué medidas se han llevado a la práctica”, ha insistido el dirigente popular, que ha recordado que entre las iniciativas planteadas en los citados decretos se preveía la creación de una oficina de control de gastos en protocolo y publicidad, “lo que crea dudas sobre si generaría más gastos”.

“Son ya seis meses largos desde la aprobación del plan de austeridad, el tiempo va pasando y sigue sin haber un trabajo serio al respecto”, ha criticado Salado, que espera que el ahorro anunciado por Pendón “vaya más allá de unos simples anuncios propagandísticos como las rebajas de sueldos, que afectan a la oposición tanto o más que al equipo de gobierno, y que se amplíe con decisiones consensuadas y negociadas que sí supongan de verdad una contención del gasto”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies